Te quiero contar una historia.

Te quiero contar una historia.

Cuando algo parece un sueño, casi siempre lo es.

En mi otra vida...

Pasaba mucho tiempo en cafés y tras una computadora, escribiendo pensamiento tras pensamiento... sin parar.

Pasaba mucho tiempo en cafés y tras una computadora, escribiendo pensamiento tras pensamiento... sin parar.

Después de mucho tiempo sin seguir mis sueños, decidí salir al mundo y al fin tomar control de mi vida.

Oh. Pero aún no comienza mi historia.

Deja te cuento.

Deja te cuento.

Así comienza.

Me puse a pensar; ¿cual será la mejor manera de decirte como me siento? Y decidí contarte la historia de dos personas que se encontraron.

Eran dos personas que se alejaron en busca de algo. El iba tras un sueño. Ella por otra realidad.

Ella siempre tuvo los pies bien firmes en la tierra, sabes. Pero no siempre por su propia elección; a veces tuvo que aceptar las cosas como eran.

La realidad puede ser muy dura. Y eso la hizo muy fuerte.

El vivía en sueños. Entre canciones y cuentos, aprendió a querer algo que aún no existía.

Entre más lo golpeaba la realidad, más se aferraba a soñar.

Fue lo que lo trajo hasta una ciudad lejana. Con montañas a todo su alrededor y, por suerte, su sueño estaba planeando su propio viaje hacia el.

Fue lo que lo trajo hasta una ciudad lejana. Con montañas a todo su alrededor y, por suerte, su sueño estaba planeando su propio viaje hacia el.

Una persona con impresión seria, y otra persona que encuentra emoción en risas... se sacan lo mejor del otro.

El le mostraba los colores del cielo, y ella cuidaba que no tropezaran por ver hacia las nubes.

¿Te cuento de su primer beso?

Hubo fuegos en el cielo. Como estrellas.

Así se fueron enamorando.

Salían

Salían

Conversaban

Conversaban
Celebraban

Celebraban

Comían cosas normales y no tan normales.

Comían cosas normales y no tan normales.

Juntos han visto muchas cosas.

Entre sueños y realidades, cada uno aprendiendo del otro.

Dos personas que sueñan juntas.

Descubriendo el mundo real.

Descubriendo el mundo real.

Sin darse cuenta, fueron aprendiendo de los sueños y del mundo.

Y como dije, algo que parece un sueño.. casi siempre lo es.

Con cada sonrisa que me regalas, con cada mirada que me das...

Cada 'te amo,' cada beso...

Cada vez que me tomas de la mano, cada abrazo...

Cada vez que te recuerdo lo afortunado que soy de tenerte en mi vida...

Me doy cuenta que si llego a despertar de este sueño, quiero que seas tu quien esté a mi lado.

Para seguir soñando. Contigo.